Bebé llorando después de la alimentación

¿Te imaginaste ver cómo tu nuevo paquete de alegría se deslizaba suavemente para dormir en tus brazos mientras comías? ¿Es su realidad un bebé que grita y que parece que no puede sentirse cómodo después de amamantar?

Ocurre con más frecuencia de lo que cree. Hay algunas razones por las que su bebé podría sentirse incómodo después de la alimentación.

En este artículo, veremos algunas de las principales causas por las que su bebé llora después de alimentarse, y algunas técnicas que puede utilizar para que su bebé se sienta más cómodo.


¿Por qué los bebés lloran después de alimentarse?

¿Ha estado lidiando con un niño inconsolable después de amamantar? Puede notar algunos de los siguientes síntomas de malestar abdominal:

  • Llorando: Los bebés parecen experimentar más molestias durante las horas de la noche. Si ha escuchado el grito antes, sabrá que es inconfundiblemente un grito de dolor. Hay una urgencia e intensidad que sugiere que es algo más que quejarse.
  • Levantando o extendiendo sus piernas: ¿Su bebé lleva las rodillas al pecho o extiende las piernas por completo de manera rígida? Es probable que experimenten dolor abdominal.
  • Vientres distendidos: Gran parte de las molestias posteriores a la alimentación pueden estar relacionadas con una cantidad excesiva de gas en el sistema del bebé. Si está atrapado en su sistema digestivo, puede provocar un abdomen endurecido o hinchado. Su llanto puede exacerbar la incomodidad que ya están experimentando.

Muchas cosas pueden estar causando la incomodidad que está experimentando su bebé. Si bien esta no es una lista exhaustiva, veremos algunas de las principales causas de malestar digestivo para los bebés pequeños.

1. Cólico

Quizás haya escuchado que se refieren a un bebé como cólicos. Es posible que su pediatra incluso le haya dado el diagnóstico. Esta es una designación que surgió después del estudio de un pediatra sobre niños extremadamente quisquillosos y ha existido durante décadas.

Tener un bebé con cólicos básicamente significa que tienes un bebé que llora mucho. Puede esperar que un bebé con cólicos llore al menos tres horas al día durante al menos tres días a la semana (1). Usando esta definición, casi una cuarta parte de todos los bebés experimentarán cólicos.

La buena noticia es que el 50 por ciento de los bebés con cólicos superan la afección cuando tienen tres meses de edad. Para cuando su bebé cumpla nueve meses, hay un 90 por ciento de posibilidades de que haya superado el cólico.

Por lo general, no hay una causa discernible para los cólicos. Sin embargo, está claro que su bebé se siente incómodo. Esta incomodidad generalmente está relacionada con el sistema digestivo y sigue a las comidas.

Es posible que deba sostener a su bebé con cólicos con más frecuencia y brindarle mucha comodidad. Si bien puede ser estresante y frustrante, tener un bebé con cólicos no significa que su bebé no esté sano.

2. Reflujo ácido

También conocida como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), el reflujo ácido es una causa común de malestar posterior a la alimentación. Puede ser molesto escuchar que su bebé está experimentando reflujo. Pero el reflujo no es infrecuente; Afecta hasta al 50 por ciento de los bebés durante los primeros meses de vida.

Si su hijo sufre de ERGE, puede haber síntomas adicionales que lo acompañan, como dificultad para aumentar o mantener el peso. Los niños con ERGE regurgitan, e incluso experimentan vómitos agresivos, con frecuencia también (2).

Cuando su hijo experimenta reflujo ácido, generalmente se debe a que el sistema gastrointestinal no funciona correctamente. Si la dificultad que experimenta su bebé está relacionada simplemente con un sistema digestivo inmaduro, un niño puede superar la ERGE cuando crezca. Cuando esto sucede, como ocurre con aproximadamente el 95 por ciento de los niños, generalmente lo hace antes de su primer cumpleaños.

También existe una posibilidad remota de que su bebé no supere la ERGE cuando crezca. Si este es el caso, su médico puede ayudarlo a crear un plan de tratamiento continuo para satisfacer las necesidades de su hijo. Si sospecha que su hijo tiene ERGE, debe programar una cita con un gastroenterólogo pediátrico para discutir sus inquietudes.

3. Gas

Otra razón común por la que los bebés lloran después de alimentarse tiene que ver con los gases. Los cuerpos de los bebés todavía están desarrollando sus habilidades básicas. Es posible que un bebé que trague demasiado aire durante la alimentación no pueda procesar fácilmente el gas adicional.

Esto provoca presión y distensión y puede provocar llanto y un malestar extremo después de las comidas. Es posible que no sea posible evitar que su bebé inhale demasiado aire durante la alimentación. Sin embargo, hay algunas cosas que puede hacer para mantener la entrada de aire al mínimo:

  • Haga que su bebé eructe con frecuencia: Eructar puede ayudar a eliminar parte del exceso de aire del sistema de su bebé y hacer que se sienta más cómodo. Para que su bebé eructe con éxito, sosténgalo en posición vertical, sujete bien la cabeza y déle palmaditas o frote la espalda. Algunos bebés parecen eructar mucho, mientras que otros pueden tener un buen eructo por alimentación.
  • Alimente en una posición más erguida: Mantenga a su bebé en posición vertical durante al menos 20 a 30 minutos después de las comidas, para reducir las molestias por los gases. Si su pequeño se siente incómodo durante el sueño, también puede probar con un colchón inclinado, siguiendo las pautas de sueño seguro. (3).
  • Cicla las piernas de tu bebé: Si su bebé se siente visiblemente incómodo, puede acostarlo boca arriba y pedalear con sus piernas como si estuviera montando una bicicleta. Esto puede ayudar a empujar el aire a través de su sistema y brindarles algo de alivio.
  • Trate de captar el llanto temprano: Puede ser tentador dejar que su bebé supere el llanto y se duerma. Si es probable que su hijo no se detenga, intercepte el llanto lo antes posible. El llanto generalmente implica tragar aire, lo que provocará más gases y más llanto.
  • No ponga a dormir a su bebé directamente después de una comida abundante: Todos sabemos que dormir boca arriba es lo mejor. Pero si acuesta a un bebé boca arriba con el estómago lleno, puede ser una receta para el malestar. Sostenga a su pequeño durante 20 minutos después de la alimentación, incluso si ya está dormido.

Estos enfoques son excelentes ya sea que esté amamantando o alimentando con fórmula. Sin embargo, hay algunas cosas específicas que querrá tener en cuenta, dependiendo de cómo se alimente.

Enfermería

  • Preste atención a cómo come: Lo que come tiene un impacto directo en la leche que produce. Ciertos alimentos son notoriamente difíciles de descomponer para su bebé, como el brócoli, los frijoles y las cebollas. Si nota que los gases son especialmente dañinos para su bebé después de comer un tipo de alimento en particular, puede limitarlos en su dieta.
  • Sensibilidad alimentaria: Es posible que algo en su dieta esté molestando a su bebé. Los culpables más comunes son los lácteos y la cafeína. Por lo general, hay síntomas adicionales. Llevar un diario de alimentos puede ayudarlo a identificar el elemento ofensivo para que pueda eliminarlo de su dieta.
  • Amamante a su bebé en posiciones que mantengan la cabeza por encima del estómago: Esto ayudará a limitar la cantidad de aire que entra y estimulará la digestión.
  • Deshazte del exceso de gas: Planee hacer eructar a su bebé antes de cambiar de lado y después de alimentarlo.

La alimentación con biberón

  • Preste atención a la tetina del biberón que está usando: Si la tetina de su biberón está liberando líquido más rápidamente de lo que su bebé puede comer cómodamente, se tragará su comida. Esto conduce a un aumento de la entrada de aire y mucho gas. El uso de un pezón de flujo lento puede ayudar a evitar este problema.
  • Coloque su botella correctamente: Asegúrese de que su biberón esté lo suficientemente inclinado para permitir que la leche cubra el pezón por completo. Esto ayudará a evitar que su bebé succione el aire del biberón junto con la comida.
  • Elimina el aire extra: Espere hacer eructar a su bebé después de cada onza de leche o fórmula consumida.

El gas puede ser muy incómodo para su pequeño. Seguir estos consejos le ayudará a mitigar los gases y las molestias de su bebé.

4. Sensibilidades alimentarias

Es posible que parte del llanto de su hijo después de comer esté relacionado con una intolerancia o alergia.

Todo lo que consume se transmite a su hijo a través de la leche. Algunos alimentos, como los lácteos y los huevos, se asocian con frecuencia con sensibilidades alimentarias. (4).

Si está amamantando, la mejor manera de determinar qué es lo que agita a su hijo es registrando su ingesta de alimentos. Lleve un diario de alimentos y se sorprenderá de dónde comienzan a aparecer las correlaciones.

Al principio, mi hijo menor estaba inconsolable después de la última comida del día, justo cuando llegó el momento de conciliar el sueño.

¿El vínculo común con el malestar? Comida picante y queso durante mi cena. Los reduje y mi bebé estaba más feliz por eso.

Tuvimos la suerte de que nuestro bebé simplemente no toleraba estos alimentos y no tenía una verdadera alergia; a veces, un sistema joven tiene dificultades para manejar ciertos alimentos. Si su hijo tiene una verdadera alergia, notará más síntomas que solo malestar abdominal.

Esté atento a urticaria y erupciones cutáneas, vómitos, diarrea, dificultad para respirar y cualquier hinchazón de la cara o la lengua (5). Si sospecha que su hijo tiene una alergia, debe consultar a su pediatra de inmediato.

Al comenzar con alimentos sólidos, siempre presente a su pequeño un alimento nuevo a la vez para determinar fácilmente qué pudo haber causado la respuesta.

¿Alimentando a su bebé con fórmula? Si nota signos de una alergia alimentaria antes de introducir alimentos sólidos, su bebé puede ser alérgico a la fórmula (más comúnmente a la proteína de la leche de vaca). Si cree que este podría ser el caso, trabaje en estrecha colaboración con su pediatra para determinar una fórmula alternativa adecuada.

Otras razones para llorar después de comer

Muchas de las causas del llanto posterior a la alimentación se remontan al proceso digestivo. Sin embargo, no son las únicas razones. Algunas otras cosas pueden hacer que su bebé llore.

5. Dentición

A la mayoría de los bebés les empiezan a salir los dientes entre los cuatro y los seis meses de edad. Sin embargo, esto no garantiza que los dientes aparezcan poco después. Algunos bebés pueden pasar por varios meses de dentición antes de que los dientes atraviesen las encías.

Desafortunadamente, durante este tiempo, es probable que su hijo experimente inflamación y malestar extremo en la boca y las encías. Esto puede hacer que incluso las experiencias generalmente benignas, como la lactancia o la alimentación con biberón, sean increíblemente dolorosas.

Si su bebé está experimentando dolor relacionado con la dentición, puede ayudar adormeciendo las encías con agua fría antes de alimentarlo. Simplemente sumerja el pulgar en agua y frote directamente sobre las encías. (6). O déjelos masticar un paño que haya estado mojado y luego congelado.

Otros enfoques para el manejo del dolor pueden incluir medicamentos orales anestésicos y antiinflamatorios (aunque querrá preguntarle al médico de su bebé antes de usarlos). También querrá brindar muchas oportunidades para que su bebé practique roer cosas. Esto puede ayudar a aliviar la presión y hacer que los dientes se rompan un poco más rápido.

6. Candidiasis

Los bebés pueden experimentar un crecimiento excesivo de hongos en la boca (7). Tiempo Candida normalmente presente en su cuerpo y en la boca de su bebé, el exceso de levadura puede ser un problema. Es extremadamente incómodo y puede afectar la capacidad de su bebé para comer adecuadamente.

Las cantidades excesivas de levadura ocurren con frecuencia después de un ciclo de antibióticos. Los antibióticos matan las bacterias malas, pero no discriminan. Esto significa que las bacterias buenas también se pueden eliminar, dejando un desequilibrio que puede provocar aftas.

La candidiasis suele ser una afección visible; si sospecha que su bebé tiene candidiasis, mire dentro de su boca. Si hay candidiasis, verá manchas blancas transparentes que pueden parecer leche. Si el parche no se quita con un deslizamiento de su dedo, está viendo aftas.

Si su bebé tiene aftas, programe una cita con su pediatra. Un curso simple de medicamentos antimicóticos recetados ayudará a curar la afección.

La levadura es bastante persistente. Si está lidiando con aftas, planee esterilizar cada tetina o chupete de plástico que tenga para evitar la recontaminación. ¿Enfermería? También deberá recibir tratamiento para la candidiasis, o simplemente pasará la infección de uno a otro.


Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Aibebes.com
Logo
Enable registration in settings - general
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar