Saltar al contenido

Lengua en los bebés (anquiloglosia)

Mama14 min de lectura
What Is A Tongue Tied Baby

¿La lactancia le causa mucho dolor, a pesar de haber tomado clases, consultado con amigos y familiares o visitado a un profesional? Entonces su bebé podría tener la lengua trabada.

¿Qué es un bebé con la lengua trabada? Repasemos este tema con todo detalle para que sepa exactamente qué está pasando con su bebé y si debe buscar tratamiento.


Índice del contenido

¿Qué es un bebé atado con la lengua?

La lengüeta o anquiloglosia se clasifica como un defecto de la línea media, que está presente al nacer. La afección impide que la lengua se mueva libremente dentro de la boca y puede causar una variedad de problemas. Dependiendo de su gravedad, puede interferir con la lactancia, el habla y la higiene bucal.

Los bebés con la lengua atada tienen una membrana o banda de tejido corta y apretada que conecta la parte inferior de la lengua con el piso de la boca. (1). Dependiendo del tipo de bebé que tenga, puede interferir con la forma en que amamanta o impedir que saque la lengua. A veces, un bebé con frenillo no mostrará ningún síntoma ni experimentará problemas en el futuro.

Muchos casos de frenillo se notan poco después del nacimiento, durante el primer examen en la sala de recién nacidos. Si es lo suficientemente importante como para afectar la alimentación, su pediatra puede recomendar un procedimiento simple en el consultorio para liberar el lazo en la primera o segunda visita al consultorio. Es un procedimiento mucho más simple cuando se realiza dentro de las primeras semanas de vida, y esto evita mayores dificultades de alimentación.

Tipos de corbata de lengua

1. Lazos de lengua anterior

El primer y más reconocible tipo de atadura de lengua se llama atadura anterior. Los médicos lo dividen en tres clases dependiendo de qué tan atrás se encuentre la corbata.

  • Clase uno: Si su bebé tiene un frenillo de clase uno, la membrana ata la punta de la lengua al piso de la boca. Es una ocurrencia común y típicamente es lo que los padres imaginan cuando hablan de esta condición.
  • Clase dos: Con la clase dos, la banda de tejido queda un poco más atrás. Todavía es fácil de reconocer.
  • Clase tres: Los lazos categorizados como clase tres estarán más atrás, alrededor de la base de la lengua. Esta clase es un poco más complicada de reconocer para los padres.

2. Lazo de lengua posterior

El frenillo posterior es difícil de detectar y, a menudo, se diagnostica erróneamente como lengua corta. La banda se asienta profundamente en la boca, mucho más debajo de la lengua que los lazos anteriores.

Los dos tipos causan los mismos problemas, aunque la parte posterior no es tan visible y podría ser más fácil vivir con ella. (2).

¿Es común la corbata de lengua?

La lengua atada siempre ha sido una ocurrencia común. Sin embargo, durante mucho tiempo, no se habló de ello como un problema.

Durante la Edad Media, era normal que las parteras mantuvieran una uña larga y afilada. Cuando un bebé nacía con lazos de lengua de clase uno o dos, lo usaban para cortar la membrana al nacer (3).

Siglos más tarde, cuando la alimentación con biberón se consideraba una alternativa superior a la lactancia materna, a menudo se animaba a las madres a dejar de amamantar.

Los médicos y los fabricantes de biberones incluso utilizaron el frenillo como una razón por la que las madres deberían destetar a sus bebés a los biberones. Para entonces, ya no se consideraba un defecto y se pasaban por alto las razones razonables por las que debía eliminarse.

Una vez que la lactancia materna se convirtió nuevamente en un método preferido, el frenillo volvió a surgir como un problema que requería una solución. Sin embargo, durante un tiempo, solo se reconocieron los lazos anteriores, ya que eran más fáciles de detectar. Durante este tiempo, también fue un desafío encontrar un médico que estuviera dispuesto a quitar la corbata.

Sólo recientemente se ha vuelto a prestar atención a los frenillos. Se ha traído más conciencia sobre la condición, particularmente para los lazos posteriores. Entonces, la atadura de la lengua siempre ha existido, a pesar de que se ignoró por un tiempo.

Causas del lazo de lengua

Se desconoce la razón exacta de por qué ocurre el frenillo. Sin embargo, algunos casos están relacionados con factores genéticos específicos.

Lo que sucede es que durante la gestación, el frenillo lingual (membrana entre la lengua y la boca) no se separa como debería. Por lo general, debe disiparse antes del nacimiento, lo que permite que la lengua tenga un rango de movimiento libre.

En cambio, se queda quieto, causando lo que conocemos como frenillo. También puede ocurrir en los labios, lo que se conoce como corbata de labios.

¿Mi bebé tiene la lengua atada?

No todos los bebés tendrán síntomas evidentes debido a su frenillo. Muchos no lo hacen, y quizás solo la madre que amamanta sufre.

Para otros, es posible que los síntomas no aparezcan hasta más tarde, cuando salgan los dientes de su hijo o empiecen a hablar. Algunos signos comunes incluyen:

  • Problemas para engancharse durante la lactancia.
  • Dificultad para levantar la lengua hasta los dientes superiores y moverla de lado a lado.
  • Lengua con muescas o en forma de corazón al sacarla.
  • Dificultad para llegar a la lengua más allá de los dientes frontales inferiores.

Debería poder detectarlo levantando suavemente la lengua de su bebé e investigándola con una linterna. Si tu pequeño tiene un lazo anterior, podrás localizarlo de inmediato.

Cuando la atadura de la lengua causa problemas con el enganche, es probable que vea otros indicadores, como:

Problemas de lactancia

La atadura de la lengua no siempre causará dificultades para amamantar. Algunos bebés pueden amamantarse y aumentar de peso con éxito. Si le preocupa el frenillo, consulte a su pediatra.

Posibles complicaciones

1. Problemas con la lactancia

Para amamantar con éxito, el bebé debe prenderse correctamente. Esto requiere que su bebé mantenga la lengua sobre las encías inferiores mientras amamanta. (4).

Sin embargo, debido a la movilidad restringida, su bebé no puede colocar la lengua en la posición correcta. En un esfuerzo por compensar, su pequeño puede usar más fuerza al succionar, o puede optar por masticar el pezón. Esto puede causarle un dolor significativo y restringir la capacidad de su bebé para extraer la leche.

Con el tiempo, la lactancia materna deficiente resultará en una nutrición inadecuada, lo que puede provocar un retraso en el crecimiento. No es raro que las madres decidan dejar de amamantar debido a los problemas y al dolor.

Antes de renunciar por completo a la lactancia materna, le recomendamos que consulte a una enfermera o especialista en lactancia. Ellos pueden darle consejos para ayudarlo a aliviar el dolor y conseguir un mejor agarre. Sin embargo, no siempre considerarán necesaria la intervención si su pequeño está aumentando de peso y, por lo demás, está feliz y saludable.

Un estudio reveló que, aunque liberar el frenillo mejora el dolor, no tuvo un efecto significativo en el éxito de la lactancia. (5).

Los casos en los que se demostró que amplificaba el enganche fueron aquellos en los que la corbata se soltó antes del mes de edad. (6).

La lactancia materna es importante, no solo para la nutrición, sino también para la estructura oral y la vinculación, así que si tiene preocupaciones, comuníquese con su pediatra.

2. Dificultades para hablar

Las dificultades del habla no se notan hasta que su pequeño entra en la niñez. A partir de aquí, pueden tener dificultades para crear sonidos específicos.

Los problemas surgen con aquellos sonidos que requieren que la lengua y la punta toquen el techo o el piso de la boca.

Estos sonidos incluyen:

  • El techo de la boca: T, D, N, S, L y Z.
  • El piso de la boca: Sobre todo el sonido R.

Una nota clínica sobre la claridad del habla

No se espera un habla completamente clara hasta la edad de 5 años. El habla debe ser al menos 50% clara a los 2 años y 70% a los 3 años. Si su hijo no está logrando estos hitos, se justifica una evaluación adicional (7).

3. Dificultad con las actividades orales

La lengua atada puede interferir con actividades ordinarias como lamer los labios o lamer helado. Puede tener un impacto significativo en la ingestión de alimentos que requieren que su bebé lama o sorbe.

Más adelante, su hijo puede tener dificultades para tocar instrumentos de viento e incluso besar.

4. Higiene bucal deficiente

A medida que su hijo crece, su higiene bucal puede disminuir debido a la afección. Dado que la lengua no puede alcanzar la boca, puede ser complicado quitar los restos de comida de los dientes. Esto puede provocar caries y gingivitis, una inflamación de las encías.

Otro problema que puede causar la atadura de la lengua es un espacio entre los dos dientes inferiores frontales. Esto se debe a que la lengua siempre está en una posición baja. Su hijo puede corregir esto más adelante en la vida si lo desea.

5. Problemas de sueño

Se ha demostrado que el frenillo puede provocar trastornos del sueño, aunque es posible que no se convierta en un problema hasta décadas en la vida de su hijo.

Si su pequeño tiene un frenillo lingual corto, puede causar deficiencias en su crecimiento orofacial durante la primera infancia. Ocurre si su hijo respira principalmente por la boca en lugar de hacerlo por nariz, particularmente durante el sueño.

Esto puede afectar la vía aérea superior flexible, reduciendo su ancho y aumentando el riesgo de colapso. Problemas de desarrollo como este pueden desencadenar trastornos en la respiración durante el sueño, como la apnea del sueño.

En la práctica, los padres suelen mencionar que su hijo tiene «respiración ruidosa» por la noche o que ronca con pausas en la respiración. Estos son signos de apnea del sueño. Es muy importante evaluar estas preocupaciones, ya que la apnea del sueño puede afectar la concentración y la función cerebral durante las actividades diurnas.

Nota del editor:

Dra. Leah Alexander, MD, FAAP

6. Mayores posibilidades de dolor de ATM

La posición de la lengua atada dentro de la boca puede causar un exceso de presión en los músculos de la articulación temporomandibular (ATM). (8). Puede ser doloroso y provocar dolor de mandíbula y migrañas.

Cuando ver a un doctor

Tan pronto como tenga alguna inquietud, comuníquese con su médico. Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, ya sea durante la infancia o cuando su hijo sea mayor, consulte a su pediatra:

  • La atadura de la lengua está causando problemas: Observa que la afección está empezando a causar problemas, como ocurre con la lactancia.
  • El niño se queja de problemas en la lengua: Su hijo mayor comienza a quejarse de problemas que interfieren con la alimentación, el alcance de los dientes o el habla.
  • El habla de su hijo se ve afectado: La afección causa problemas con el habla de su hijo.

Cómo diagnostican los médicos la ligadura de la lengua

El frenillo anterior es relativamente fácil de diagnosticar para un médico durante un examen físico de la lengua y la boca. Es probable que utilicen un dispositivo para medir la longitud del frenillo lingual.

Sin embargo, un empate posterior puede ser más desafiante, especialmente porque su síntoma más común a menudo también está relacionado con otros problemas.

Dado que el síntoma más común de un empate posterior es la dificultad para alimentarse, los médicos deben descartar otras causas. Entonces, a menos que el empate sea evidente, es necesaria una mayor investigación.

Además de ver a su pediatra, es una buena idea hablar con un asesor de lactancia. Pueden hacer una evaluación completa de cómo se prende y se alimenta su bebé.

Tratamiento de la lengüeta

Los médicos tienen diferentes enfoques en lo que respecta a las ataduras de la lengua. Algunos recomiendan que lo corrija lo antes posible, tal vez incluso antes de dar de alta a su recién nacido del hospital. Otros adoptan un enfoque más relajado y le dirán que espere y vea.

Muchos de los bebés que veo con este problema tienen madres que han probado una variedad de técnicas para amamantar. Además de buscar ayuda de consultores de lactancia, a menudo prueban un protector de pezón para ayudar con el enganche. (9). El caso más extremo que he visto es el de una madre que recurrió a alimentar a su bebé con leche materna extraída con una jeringa. Para casos de frenillos como estos, el tratamiento quirúrgico es el mejor remedio.
Foto de cabeza de la Dra. Leah Alexander, MD, FAAP

Nota del editor:

Dra. Leah Alexander, MD, FAAP

No es raro que el frenillo lingual se afloje con el tiempo, mejorando, si no resolviendo, la condición. (10).

En los casos en que persista, los especialistas pueden ayudar a reducir los síntomas. Los consultores de lactancia pueden asesorar sobre la lactancia y la terapia del habla puede mejorar los sonidos del habla de su hijo.

Si la afección causa problemas, los médicos podrían considerar el tratamiento quirúrgico. Los procedimientos incluyen frenuloplastia o frenotomía (11).

1. Frenotomía

Una frenotomía es un procedimiento quirúrgico sencillo que generalmente se realiza en el consultorio del médico o en la sala de recién nacidos del hospital. Los médicos pueden hacerlo con o sin anestesia, y solo toma unos minutos.

Después del examen, el médico usa tijeras esterilizadas para cortar el tejido y liberarlo. Hay una incomodidad mínima, incluso sin anestesia, ya que el área solo contiene algunas terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos. Si comienza a sangrar, generalmente son solo unas pocas gotas y su bebé puede amamantar inmediatamente después.

Las complicaciones son raras, pero con el sangrado, siempre existe el riesgo de infección. También es posible que se formen cicatrices o el tejido podría volver a adherirse con el tiempo.

2. Frenuloplastia

La frenuloplastia es un procedimiento más invasivo, que puede ser necesario si el frenillo lingual es demasiado grueso o requiere una reparación adicional. Este procedimiento se realiza mientras el paciente está bajo anestesia general. Los médicos usan herramientas quirúrgicas para cortar el frenillo y luego cerrarlo con suturas.

Las posibles complicaciones son similares a la frenotomía, como sangrado e infección, y también son raras.

Después del procedimiento, es común que se recomienden ejercicios con la lengua para mejorar el movimiento y reducir las posibilidades de cicatrices.


La comida para llevar

Cuando reciben un diagnóstico por primera vez, los padres a menudo se preguntan: «¿Qué es un bebé con la lengua trabada?» Ahora que sabes lo que es, puedes relajarte un poco. Si bien puede ser un inconveniente y una leve fuente de preocupación, es muy tratable.

El tratamiento no siempre es necesario; a veces, el frenillo se resuelve por sí solo con el tiempo. De lo contrario, los procedimientos quirúrgicos son relativamente leves y su bebé debería recuperarse en poco tiempo.