Saltar al contenido

¿Puedo beber cafeína durante la lactancia?

Mama9 min de lectura
Caffeine And Breastfeeding 1

¿Le preocupa que su consumo de cafeína pueda afectar a su bebé lactante?

Muchas madres primerizas sienten curiosidad por este tema. Después de todo, ¿quién necesita un impulso de energía adicional más que una nueva madre que ha estado despierta toda la noche calmando a un bebé que llora?

¿Puede su bebida con cafeína favorita realmente dañarla a usted oa su bebé mientras está amamantando? Vamos a averiguar.


Índice del contenido

¿Pueden las mamás que amamantan beber cafeína?

La respuesta simple es sí.

Sin embargo, es posible que desee posponer el pedido de ese café extra grande porque debe tener cuidado con la cantidad de cafeína que consume. Aproximadamente el 1 por ciento de la cafeína en su torrente sanguíneo se transferirá a su bebé durante la lactancia. (1).

La reacción de su bebé a la cafeína dependerá de varios factores, que incluyen:

  • La edad de tu bebé.
  • El peso de tu bebé.
  • Cuánta leche materna consume su bebé.
  • La salud general de su bebé.
  • Su bebida con cafeína preferida.

La única forma de saber con certeza si el consumo de cafeína afectará negativamente a su bebé es controlar cómo reaccionan cuando consume cualquier forma de cafeína.

Los riesgos de la cafeína durante la lactancia

Si elige consumir cafeína mientras amamanta, puede notar algunos efectos secundarios en su bebé.

Si se ven afectados por su consumo de cafeína, tendrán una reacción similar a la de los adultos cuando consumen cafeína.

Esté atento a (2):

  • Problemas para dormir.
  • Alerta e hiperactividad inusuales.
  • Molestia, especialmente después de amamantar.
  • Reacciones extremas a una estimulación mínima.

El consumo constante de cafeína también puede hacer que la leche materna pierda algunas de sus propiedades nutritivas. Específicamente, los estudios han encontrado una posible correlación entre el consumo de bebidas con cafeína y la disminución de los niveles de hierro en la leche materna.

El hierro ya es un nutriente menor en la leche materna, aunque se absorbe fácilmente y se adapta perfectamente al bebé amamantado. La Academia Estadounidense de Pediatría sugiere la administración de suplementos de hierro a los bebés después de los 4 meses de edad y hasta que su bebé comience a comer alimentos sólidos ricos en hierro. (3).

Disminuir aún más los niveles de hierro en la leche materna mediante el consumo excesivo de cafeína puede hacer que su bebé corra el riesgo de sufrir una deficiencia de hierro o anemia.

¿Son algunas fuentes de cafeína más seguras?

La cafeína está en todas partes. Está en nuestro café, nuestro café descafeinado, nuestros refrescos, nuestro chocolate, nuestras bebidas energéticas, incluso está en la goma de mascar y las mentas.

Echemos un vistazo a algunas fuentes comunes de cafeína y si son seguras para usted y su bebé.

1. Café

Para muchas madres, una taza de café por la mañana es un salvavidas. Pero, ¿cuánto café puede beber una madre que amamanta?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sugieren que no beba más de 300 miligramos de café al día si está amamantando a un bebé. Esto equivale a aproximadamente tres tazas de café elaborado con regularidad.

¿Le preocupa su consumo de café? Considere buscar en esta línea de mezclas de cafés especiales, formuladas especialmente para mamás. Tiene menor acidez y contenido de cafeína que el café normal.

2. Refresco

Si bien los refrescos contienen menos cafeína que el café, con aproximadamente 50 miligramos de cafeína por cada 12 onzas (eso es aproximadamente una lata), aún desea limitarse a dos o tres refrescos por día.

¿Por qué? Los refrescos a menudo tienen otros ingredientes potencialmente dañinos, incluido el azúcar. Si bien el azúcar no tiene un impacto en la leche materna, puede causar caídas de energía en usted, ¡lo que frustra el propósito!

3. Té

De todas las bebidas con cafeína, el té tiene los niveles más bajos de cafeína y las madres que amamantan pueden consumirlo regularmente sin mayores riesgos.

Incluso hay tés de lactancia especialmente formulados para madres que amamantan que apoyan la producción saludable de leche materna y la lactancia:

Muchas marcas de té también ofrecen mezclas sin cafeína; esto significa que puede tomar su taza de té caliente de la mañana sin preocupaciones.

4. Bebidas energéticas

Las bebidas energéticas no se recomiendan para mujeres que amamantan. A menudo tienen niveles más altos de cafeína que el café y fórmulas más concentradas con hierbas o aditivos adicionales que podrían ser peligrosos. Si está tomando vitaminas, estas bebidas energéticas incluso podrían causar toxicidad por vitaminas. (4).

¿Cuándo debo consumir bebidas con cafeína?

Una forma de asegurarse de que su bebé esté expuesto a cantidades mínimas de cafeína es evitar consumir cafeína una hora antes de amamantar.

Los estudios han encontrado que los niveles de cafeína en la leche materna alcanzan su punto máximo aproximadamente 60 minutos después del consumo. Por lo tanto, si desea minimizar el riesgo de transmitir cafeína a su bebé, programe sus alimentaciones en consecuencia.

Intente alimentar al bebé a primera hora de la mañana y luego tomar un café. ¡Puede ser una forma de fomentar una dulce rutina matutina para ambos!

Fuentes naturales de energía para mamás

Muchas madres beben cafeína para tratar de recuperar la energía que tanto necesitan. ¡No es de extrañar! Las investigaciones muestran que muchas madres aún enfrentan una privación de sueño potencialmente peligrosa incluso cuatro meses después del parto (5).

¿Qué puede hacer para mantener a su bebé sin cafeína mientras mantiene la energía?

1. Descanse un poco

La National Sleep Foundation recomienda entre siete y nueve horas de sueño por noche para los adultos. Como madre que amamanta, esto puede resultarle difícil de lograr. (Confíe en nosotros, hemos estado allí, ¡estamos tomando café mientras escribimos esto!)

Aparte de hacer todo lo posible para dormir un poco, aproveche para descansar durante el día. En lugar de hacer las tareas del hogar mientras su bebé duerme, intente buscar un lugar oscuro y cierre los ojos.

Evite mirar los relojes o preocuparse por cuánto tiempo tiene para descansar. Esto puede estresarlo más y mantenerlo despierto. Intente ponerse al día con el sueño yendo a la cama un poco más temprano cada noche, así como durmiendo hasta tarde y tomando una siesta los fines de semana.

Consejo de relajación

¿Necesitas ayuda para conciliar el sueño? Encienda un ventilador u otra fuente de ruido blanco.

2. Consiga algo de fruta

¡Abastécete de frutas para un impulso de energía natural la próxima vez que vayas de compras!

Recuerda tu ABC:

  • Manzanas: Tienen antioxidantes especiales que descomponen los carbohidratos en su sistema más lentamente que otros carbohidratos como el pan o la pasta. Esto significa que comer una manzana le dará energía sostenida durante un período más largo. ¡Agregue una cucharada de mantequilla de nueces para un delicioso impulso de proteínas!
  • Plátanos: Contienen azúcares naturales y nutrientes como vitamina B6 y potasio. En un estudio científico, los ciclistas encontraron que comer un plátano era tan eficiente como una bebida con carbohidratos para mejorar la energía y la resistencia. (6).
  • Frutas cítricas: Están llenas de vitamina C. Su cuerpo usa la vitamina C para crear el aminoácido L-carnitina, que ayuda a convertir la grasa en energía.

3. Consiga algo de luz

¿Sabías que la luz solar es una de las mejores fuentes naturales de vitamina D? Esta es una gran noticia porque se ha demostrado que la vitamina D mejora los síntomas de fatiga y debilidad muscular.

Puede obtener su dosis con solo pasar unos minutos al aire libre. Después de 15 a 20 minutos de sol, no olvide aplicar un poco de protector solar.

Idea brillante

En el invierno es más difícil obtener su dosis diaria de luz solar, así que diríjase a la farmacia para buscar esta vitamina clave en forma de suplemento.

4. Haga algo de ejercicio

Esto suena contradictorio: el ejercicio te hará sentir cansado, ¿verdad? Pero la falta de actividad física suele ser la causa de la fatiga. Hacer ejercicio todos los días no solo puede mejorar sus niveles de energía, sino que también puede mejorar su estado de ánimo y ayudarlo a dormir mejor cuando tenga la oportunidad. Ponga a su bebé en una carriola o en una mochila porta-mochila y dé un paseo por su vecindario.

Encontrar una clase de ejercicios para ‘mamá y yo’ es una excelente manera de conocer a otras mamás en el mismo barco. Incluso haga algunos estiramientos mientras su bebé se está relajando en una manta a su lado.

Nota del editor:

Michelle Roth, BA, IBCLC